JARDÍN DE HARMONIE

JARDÍN DE HARMONIE
ANUESCA

LA MAESTRA

LA MAESTRA
PRIMER PREMIO DE PROSA

martes, 24 de febrero de 2009

POR QUÉ HE DE VIVIR SIN QUERELLARME

¿POR QUÉ HE DE VIVIR SIN QUERELLARME?


Si ya no hay sosiego en esta tierra,
Si no encuentro la paz que me acompañe,
Si todo está perdido entre tinieblas,
¿por qué he de vivir sin querellarme?

Si todo mi camino se ha borrado,
Si ya no encuentro el halo que me salve,
Si nada hay de ingente ni de arcano,
¿por qué he de vivir sin querellarme?

Si todo lo que encuentro se me pierde,
Si todo lo que busco no lo encuentro,
Si todo lo que soy se me enajena,
¿por qué he de vivir sin querellarme?

Si ya no sé quien soy ni lo que siento,
Si ya no sé qué soy ni qué pretendo,
Si ya lo que sentía no lo siento,
¿por qué he de vivir sin querellarme?

Si ahora lo que siento no lo entiendo,
Y cuando lo comprendo él no lo siente,
Si ya todo ha cambiado entre la gente,
¿por qué he de vivir sin querellarme?

Si ya vivo muriendo en mi tormenta,
Y cuando vivo muerta, porque vivo,
Si yo el vivir muerta no he pedido
¿por qué he de vivir sin querellarme?

CAE LA TARDE

CAE LA TARDE

Cae la tarde.
Nubes grises cubren el cielo,
desdibujando el horizonte,
con risa calladas,
con vientos del norte.

Traen agua,
humores malignos para tierra ácida,
para mar serena colmada de lágrimas,
para nao sin puerto,
para arena sin playa.

Otra vez lluvia,
realidad infinita de un día de otoño,
en el que las hojas se rinden sin rencor ni decoro;
no tienen tiempo
a que llegue el invierno
y vaciar sus cenizas al lodo.

Un pájaro clama
una mañana despierta, sin bruma ni espuma,
sin rayos ni céfiro,
sin truenos siniestros,
de temor desnuda.

ROMANCE A MIS COMPAÑEROS

Romance a mis compañeros del aula de los miércoles

“Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo” Ludwig van Beethoven

tejer palabras

Queremos los compañeros
darle vida a un papel
y que voltee incesante
su elegancia en un dosel.

Adiestrarnos anhelamos
en el arte de tejer
vocablos armonizados
con osadía e interés.

Emprenderemos unidos,
para suscitar placer,
algún animoso gesto,
con denuedo y sin desdén.

Asiremos la paciencia,
previamente con lealtad,
con suavidad y esmero,
como pluma en un cristal.

No es necesaria la rima,
ni hemos por qué contar
palabras sin sentimientos,
ni falacia al despertar.

Mas poesía es belleza,
plasticidad sin mesura,
y algunas acotaciones
nos allanarán las dudas:

Pausas y acentos estables,
en desfile militar,
armonía son grandiosa
recostada en un compás,
bailando una melodía
de dulce tonalidad.

De distintos universos
mezclaremos las enseñas,
asombro o admiración
en metáfora halagüeña,
señalará su incisión
la hábil grandilocuencia.

El germen del embeleso
habita en de la extrañeza,
que provocan unos signos
seduciendo a las estrellas,
trazados en líneas de oro,
trazados con mano diestra.

Morfología y movimiento,
subidos a un pentagrama,
quimeras son del ensueño,
emociones que se escapan;
suspiros que dictan a otros
la elocuencia ilustrada.

Y aquí termina la historia,
la terapia en mi empeño,
que aprendamos todos juntos
a trazar un digno verso.

Sin laxitud ni pereza
pongámonos a forjar
ese puzzle de inquietudes
que imploran corporeidad.

Conchi. 10 de diciembre de 2008

REMEMBRANZA

REMEMBRANZA

“Muchas pequeñas derrota conducen a la gran victoria” Chuang tzu

Recorro hoy tu bagaje de hito en hito
ungiendo con tu sangre mi recuerdo;
episodios que palpitan
y acompañan tu cortejo.

Con exiguo equipaje has viajado
abnegada, surcando un mar sin puerto;
mujer hecha de escarcha,
ataviada en desaliento.

El espacio y el tiempo se han unido
en clepsidra buscando en ti lo eterno,
en esa guerra constante,
que fluye con tu alzamiento.

Has grabado el silencio de tu ausencia
con el eco indolente de tu acento,
en esta sociedad novel
que memora tu recuerdo.

Tu figura se corona lentamente,
salida de las sombras de tu esfuerzo;
vinculadas a tu empuje,
a tu lucha, a tu acervo.

Has logrado, mujer neoyorquina,
moldear las conciencias de acero;
hoy vestimos tu color
y alzamos tu camafeo.

VOZ DE MUJER

VOZ DE MUJER

“Puede juzgarse el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer”. Emilio Sarmiento


Voz de mujer,
anónima muchas veces.
Te alzas en los confines
en demanda subyugada al origen
en sórdida diferencia
que mora en la incongruencia
de una equidad natural.

Voz de mujer,
sin receso en la batalla.
Tu vehemencia,
cortada a dentelladas,
surge entre los rincones
con el alma hecha jirones
de una lucha ancestral.

¿Cuántas veces has callado
e incluso aceptado
esa infame esclavitud?
¿Cuántas te has preguntado,
con sabor acibarado,
esa insólita actitud?

Voz de mujer,
mujer de semblante lila,
artífice de la historia
turbulenta que tú firmas.

Tu idiosincrasia gravita
desde vértices diversos,
siempre con el mismo fin,
siempre con los mismos gestos;
siempre con el objetivo
de igualdad de los opuestos.

LONTANANZA

LONTANANZA

Recostada mi alma en el silencio
de la aurora que vela tu mañana,
latiendo en los vaivenes de tu puerto,
sigiloso y callado en lontananza.

Despierto cada día entre tus brazos,
arrullando la paz de tu mirada,
henchida al calor de tu regazo,
serena, escuchando tus palabras.

RIÓPAR ENAMORADA

RIÓPAR ENAMORADA

Cuando temblando acaricio
tu cuerpo de terciopelo,
siento que se rompe el aire
entre susurros de celos.

Quiere que tú lo retengas,
que lo envuelvas en tu velo,
que lo arrulles con tu voz
y dormir tu mismo sueño.

Pero tú, Riópar, me miras,
y enjalbegas con tus dedos
el arco iris de mi alma,
con colores de tu cielo.

Entonces yo me enaltezco,
aumenta en mí el deseo
de ser flor de tu jardín,
y ser tú mi jardinero.

Reteniendo tu mirada,
en tus verdes ojos veo
brillar en el horizonte
el gozo de nuestro encuentro.

Tu regazo quiero abrazar,
explorarte con esmero,
y beber del elixir
que emana de tu epicentro.

Ya mi boca se relaja;
mis labios buscan tu aliento;
mi mano busca tu piel;
mi cuerpo busca tu cuerpo.

Nuestro delirio doncel
y deleite en el reencuentro
nos llevará a la torre,
del castillo, en Riópar Viejo,
y en pentagrama dorado
escribiremos arpegios
de versos inacabados,
de amores y desencuentros;
y si la luna se oculta,
te contaré mi secreto.

AMOR PROHIBIDO

AMOR PROHIBIDO


Te miro,
aunque tu mirada esté escondida;
te quiero,
aunque el día se vuelva gris;
te deseo,
aunque mi sed hoy nos sea prohibida;
te amo,
aunque tu añoro sea mi lid;
y siento…,
Siento que te llevo dentro,
que tu sueño está en mí,
que esperas a que amanezca
mi cabeza junto a ti,
que mi cuerpo sea tuyo
y mis labios frenesí,
de la aurora que despierta
el delirio carmesí.

BLANCA NOCHE

Blanca noche

Blanca noche,
noche blanca,
calor de nieve,
frío que abrasa.

Piel de marfil,
sabor a lágrimas,
ojos inciertos,
sonrisa amarga.

Blanca noche,
silencio sonoro
de gesto noble.

Noche blanca,
sigilo varado
en lontananza.

Manos de incienso,
llama extenuada
alumbrando afligida
la tierra árida.

Cálidos besos,
tierna mirada,
deseos cortados
con la navaja.

Blanca noche,
noche blanca,
huellas perdidas
de madrugada.

A MIGUEL HERNÁNDEZ

TU VOZ

Estallan las campañas de tu ausencia
y retumba el eco de tu voz,
diapasón que redobla tu existencia
y graba en nuestros días su blasón.

Siguiendo tu huella en la dialéctica
latente de la vida y el amor,
tu silencio se viste de elocuencia
postrado al cataclismo ultrajador.

Infausta intuición en la cordura
de tu pluma, aliento embriagador ,
que el pasado al presente perpetúa.

Anhelo acibarado que enjuga
ensueños y quimeras en prisión
y el clamor de tu tierra y su natura.

AÑORANZA

Añoro Alicante si me ausento
y a Riópar si no está junto a mí.
Son latidos uniformes que me envuelven
y cautivan su afable seducir.
He llegado a Alicante hace unas horas
a vestirme con ropas de su mar;
he dejado a Riópar compungida
y a mi madre apenada en su verdad;
ambas con sombra malherida,
esperando mi vuelta a su altar.
Yo también os añoro

DESEMBOCAR EN UN DELTA

DESEMBOCAR EN UN DELTA

Cuando sueño que tus labios
con suavidad se me acercan,
cuando sueño con tus besos
y en el sabor de tu lengua,
me acurruco entre tus brazos
y el frenesí se despierta.

Pero avispada contemplo
que es falacia halagüeña:
riberas del mismo río
veo, con distintas metas,
riberas en paralelo
discurriendo hacia su delta.

ELEGÍA

AÚN LO RECUERDO

Llegaste a mi vida en el estío.
Aún lo recuerdo.
Una tarde calurosa
y un museo en nuestro encuentro.

Animosa, relajada, solidaria…
Aún lo recuerdo.

Junto a ti
sellé el final de una etapa
y el comienzo de un ensueño.

Aún lo recuerdo

Indulgente me tendiste una mano,
Y, cordial me empapaste en tu acento,
con el sosiego infinito
que movía todos tus gestos.

Compartimos
Inquietudes de añoranza
de cultura de los hijos
y de un amor en jirones
ya muerto pero aún vivo.

Aún lo recuerdo

Tienes nombre,
Mari Carmen,
“viña de Dios elegida”
Dulce… independiente…
fuerte… comunicativa.

Tienes nombre,
Mari Carmen.
Nombre de amiga elegida,
nombre que hiere emociones,
gruta de tesón cautiva;
manantial de ilusiones
con sonrisa dolorida.

Aún lo recuerdo

El cielo se tiñó gris,
y a las cinco de la tarde
se apagó todo el empuje
que corría por tu sangre.


Gigantescos segundos cincelaron
tu mirada en busca de lo eterno,
como efigie consumida
en lo inane,
en la oquedad de tu cuerpo.

Aún lo recuerdo

Un día cuatro de febrero
a las cinco de la tarde,
el cielo se tiñó gris
y el silencio se hizo grande.
Sólo hablaron los recuerdos
con eco de tu talante.

Parte de mi se extinguió,
como se extingue la tarde,
como expira una ilusión
cansada de su bagaje.

Hoy sólo peino recuerdos,
recuerdos de ti… entrañables.

PROHIBIDO

PROHIBIDO

- Entrar en mis sueños mientras mi noche busca un rayo de luz

- Traspasar el pasado en busca de tus huellas

- Estirar mis brazos buscando los tuyos

- Gritar tu nombre en el silencio y esperar que tu respondas

- Buscar tu mirada en el horizonte de mis recuerdos

- Tejer tus manos con las mías

- Quererte, aunque mi amor traspase la cumbre de lo prohibido

- Prohibido, prohibido, todos entre nosotros está prohibido

- Pero nadie puede prohibirme que te quiera a ti, JLLF

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD

- Es la niebla que cubre las ilusiones

- La gramática que omite los verbos amar y compartir y el pronombre nosotros

- El desvelo dedicado a nadie

- El sosiego sumergido en el abismo

- La esperanza teñida de gris

- El vacío que rompe el silencio

- El hogar desnudo de recuerdos

- La mirada perdida en el horizonte

- El eco mudo al pronunciar te quiero

- La clepsidra sin tiempo en el desierto

Frases

1 .- Quien no ha amado no sabe qué significa tener el corazón roto.

2 .- No es difícil volver a empezar. Lo difícil es luchar con el destino.