JARDÍN DE HARMONIE

JARDÍN DE HARMONIE
ANUESCA

LA MAESTRA

LA MAESTRA
PRIMER PREMIO DE PROSA

sábado, 20 de diciembre de 2008

De antigua alquería musulmana a Biblioteca Nacional Valenciana

DE ANTIGUA ALQUERÍA A BIBLIOTECA NACIONAL VALENCIANA



Siglo XI Alqueria de Rascanya Siglo XIV Monasterio cisterciense de Sant Bernat de Rascanya Siglo XIV Monasterio Jeronimo de San Miguel de los Reyes Siglo XIX Presidio Nacional Siglo XXI Biblioteca Valenciana

La Biblioteca Valenciana fue creada el 8 de febrero de 1985, pero sus orígenes se remontar al siglo XV, como biblioteca real de Alfonso el Magnánimo y como monasterio de San Miguel de los Reye; en el siglo XIV como monasterio de San Bernat de Rascanya, y anteriomente como alquería musulmana.
San Bernat de Rascanya (1381-1546)

En 1383, el rey Pedro el Ceremonioso concedió licencia a Arnau de Saranyó, abad del monasterio cisterciense de Santa María de la Valldigna, para edificar un monasterio en el lugar que ocupaba la alquería islámica de Rascanya. Según algunas crónicas, durante la penúltima década del siglo XIV, mudéjares condenados construyeron los elementos básicos que permitieron albergar vida en comunidad.
Sant Bernat de Rascanya fue un monasterio pequeño, construido con materiales modestos y sin carácter monumental, en el que se instalaron doce monjes y un prior. Durante el siglo y medio de su existencia pasó por graves dificultades debido a problemas financieros y a la falta de control monástico. Sus restos se hallaron durante las excavaciones efectuadas en 1996.
Después, por voluntad de la reina doña Germana de Foix, viuda primero de Fernando el Católico y después del Marqués de Brandemburgo, y junto a su tercer esposo, don Fernando de Aragón, duque de Calabria y virrey de Valencia, ordenaron levantar en aquel lugar un nuevo monasterio bajo la advocación de San Miguel.





San Miguel de los Reyes (1546-1835)
La intención de doña Germana de Foix era ser enterrada, junto a su marido, en un monasterio jerónimo. El padre José de Sigüenza narra que con este propósito escogieron los Duques un lugar en las cercanías de Valencia, en el camino real de Murviedro, en el que existía un monasterio de la Orden del Císter que se encontraba en decadencia espiritual y material.
El Papa emitió una bula de traspaso de la antigua propiedad, pero en octubre de1536 murió doña Germana, siendo su cuerpo trasladado al monasterio de Nuestra Señora de Jesús de Valencia, a causa del estado ruinoso de aquel monasterio.
Con el fin de cumplir los deseos de su esposa, el duque se trasladó al monasterio jerónimo de San Bartolomé en Valladolid, donde tenía sede la corte, y pidió a los monjes que se establecieran en Valencia. Por decreto de Paulo III, a instancias del duque, se suprimía el antiguo monasterio de San Bernardo en 1544 que a partir de entonces pasaba a pertenecer a la Orden Jerónima con el nombre de San Miguel de los Reyes.
El duque trajo a Valencia a dos importantes arquitectos del momento: Alonso de Covarrubias y Juan de Vidaña. La primera piedra fue colocada en 1548 por el obispo y el duque y llevaba grabadas las armas de su fundador. El propósito del duque de Calabria era que albergara su panteón familiar. La muerte de éste acaeció en 1550 legando al monasterio su dinero, alhajas y su riquísima biblioteca. Este legado hubiera servido para la continuación de las obras, pero su palacio fue saqueado la misma noche de su muerte, además de largos pleitos.
Las obras del monasterio se continuaron veinte años después con menor disposición económica. Tomaron como modelo el patio de los evangelistas de El Escorial, que reprodujeron con mínimas variantes (lo llaman El Escorial Valenciano). Terminaron en 1644, aunque hasta mediados del siglo XVIII se hicieron numerosos añadidos en la cripta, la iglesia, los retablos, balaustrada…
La construcción del monasterio se sitúa dentro del manierismo valenciano, destacando, por su buena conservación el claustro principal y la iglesia.
En 1811 los frailes abandonaron el monasterio ante la inminente llegada de las tropas francesas, permaneciendo deshabitado hasta 1814.
En 1821 la desamortización del trienio liberal suprimió la comunidad jerónima. El edificio, según la Real Orden de 2 de julio de 1821 se habilitó como Casa de Beneficencia y Corrección. En 1823 se produjo el regreso de los frailes, que realizan algunas obras menores. En 1835 se produce la exclaustración definitiva, pasando el monasterio y sus propiedades a manos del Estado.
Tras la desamortización, las obras de arte y libros que quedaban después de haber sido objeto de saqueo en la guerra de la Independencia, fueron trasladados al Museo de Bellas Artes de Valencia y buena parte de los libros, entre los que se encuentran los procedentes de la valiosa biblioteca del Duque de Calabria, se destinaron a la Biblioteca Universitaria.
A partir de esta fecha el edificio permaneció en un estado de casi abandono y sin un uso definido. En 1843 fue vendido a un particular que tenía la intención de demolerlo. El Ayuntamiento de Valencia y la Academia de San Carlos paralizan el proceso.
En 1857 San Miguel de los Reyes se habilitó como Asilo de Mendicidad. “Sirve de madriguera a una porción de familias que se dicen de militares retirados sin mas objeto ni ocupación que explotar la riqueza del edificio arrancando puertas, ladrillos, yerros y todo aquello que no resista a su fuerza natural"(Informe sobre San Miguel de los Reyes emitido por la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos en 1845). Más tarde en cárcel de mujeres.
PRESIDIO DE SAN MIGUEL DE LOS REYES (1874 – 1996)
En 1784 el Estado decidió acondicionar San Miguel de los Reyes como Presidio Nacional de hombres, encargando el proyecto de adecuación al arquitecto Tomás Aranguren. El proyecto final consistió en la construcción de dos galerías penitenciarias de nueva planta en el patio norte, donde además se derribaron las últimas edificaciones que quedaban en pie del antiguo claustro de Sant Bernat de Rascanya. Otra galería penitenciaria se instaló en el ala oeste del claustro sur, lo que supuso la desaparición de la Capilla de los Reyes y de la sala que albergó la famosa biblioteca del duque de Calabria, entre otras reformas.
A partir de 1936 fue destinado a presos políticos condenados a muerte, inicialmente por la República y posteriormente por el régimen de Franco.
En 1962 pasó a manos del Ayuntamiento y la Diputación de Valencia, que clausuraron el presidio en 1966, año que empezó a ser utilizado como escuela y como almacén de objetos requisados por el Ayuntamiento de Valencia.
En 1980 empieza a gestarse el proyecto de recuperación del antiguo Monasterio de San Miguel de los Reyes, y en 1995 comenzó la restauración del edificio para convertirlo en la futura sede de la Biblioteca Valenciana.

BIBLIOTECA VALENCIANA

La rehabilitación y restauración de aquello que simplificadamente llamamos antiguo Monasterio de San Miguel de los Reyes pretendía desde el principio conjugar un doble objetivo: en primer lugar, el rescate para la memoria de los valencianos de uno de los episodios más brillantes y cultos de su historia; y en segundo lugar, la recuperación física de un patrimonio de altísimo valor arquitectónico para su disfrute social, destinándolo a un uso cultural que se vinculara directa o indirectamente con el origen y trayectoria del propio edificio.
.Entre 1997 y 2000 fueron realizadas las obras de rehabilitación del conjunto para su destino de sede de la Biblioteca Valenciana, integrando la representación arquitectónica de sus tres etapas más importantes: los restos arqueológicos del originario convento cisterciense, la configuración predominante del convento jerónimo y la complementación tipológica efectuada en su adaptación penal. Desde su última restauración se celebran todo tipo de actos y celebraciones. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1981. La Biblioteca Valenciana se define como el primer centro bibliográfico de esa comunidad. Tiene como misión reunir, conservar y difundir el patrimonio bibliográfico valenciano así como toda la producción impresa, sonora y visual, de y sobre la Comunidad Valenciana .Así mismo, está encargada de elaborar y difundir la información bibliográfica sobre la producción editorial valenciana y de mantener la cooperación con los servicios bibliotecarios de distintos ámbitos. También elabora el catálogo colectivo de patrimonio bibliográfico de la Comunidad Valenciana.
Técnicamente, de acuerdo con los objetivos indicados, la Biblioteca Valenciana se encuadra en el grupo de las bibliotecas nacionales.
BIBLIOGRAFÍA:
Web página oficial de la Biblioteca Nacional
Nota: Los textos aquí recogidos proceden de libros, folletos, periódicos, paginas webs y folletos turísticos en los cuales no se hace mención de titularidad alguna de derechos. Las fotos están tomadas de Internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario